¿Qué es y qué no es Meditar?


Meditar no es sentarse de una forma determinada, ni respirar esperando alcanzar un resultado, esto seria premeditar. Y premeditar es pensar reflexivamente una cosa antes de ejecutarla. En la premeditación hay una intención, un deseo, un propósito, un objetivo, una meta, una preparación, un planear, un programar.
Meditar no es concentrase en un chakra determinado, en una vela, una rosa o lo que fuere. Concentrase es forzar la mente para limitarla a un solo punto. Concentrarse es centralizar agrupar desechar, es decir todo lo opuesto a expandir. En la concentración hay un motivo un propósito una meta, por lo tanto también es premeditar.

Meditar no es repetir insistentemente una palabra ya sea ésta un mantra o una afirmación positiva tratando de autoconvencerse de lo que no se es. Esto tan solo seria una forma de disfrazar la realidad, un engaño un escapar de lo que es. Lo realmente importante no son las palabras ni las ideas, sino los hechos, lo que realmente somos y no lo que nos gustaría ser. Pero desgraciadamente le damos mas importancia a las palabras a las ideas, que a los hechos.


Meditar tampoco es visualizar, visualizar es formar la imagen de una cosa representada mentalmente, visualizar es ser imaginario, ficticio, utópico, irreal, ilusorio. Visualizar es como en las afirmaciones, evadirse de lo que realmente esta sucediendo, lo real lo verdadero lo que es.


Según la real academia de la lengua meditar es aplicar el pensamiento con absoluta atención a la consideración de una cosa. Esto nos sugiere que si queremos saber que es meditar tenemos que examinar con atención al pensamiento, así que veamos que es la atención y más adelante veremos que es el pensamiento.


Estar atento es observar, vigilar, cosa que muy pocas veces hacemos y cuando observamos lo hacemos de un modo critico, miramos a la gente fijándonos en su personalidad, su aspecto su forma de vestir, pero nunca nos miramos a nosotros mismos.


Estar atento es ser observador, vigilante, testigo de todo cuanto acontece tanto en lo interno como lo externo. Para estar atento tiene que haber un interés y una observación silenciosa, uno no puede estar atento si está parloteando constantemente consigo mismo. Si queremos aprender matemáticas, física, química o lo que fuere y estamos hablando con nosotros mismos, pensando en lo que hicimos o en lo que vamos hacer, esa falta de atención no nos permitirá el que aprendamos.


Y el aprender acerca de nosotros mismos es meditar, no puede haber meditación sin conocimiento propio, el conocerse a uno mismo es el principio de la meditación. Uno no puede dar cuatro pasos sin empezar por el primero, ni se puede hablar de la muerte sin saber lo que es la vida, hablar del mas allá sin saber que es lo que hay aquí, ni decir que es Dios sin saber primero que somos nosotros. Si uno esta interesado en aprender no pude empezar sabiendo - que es Dios, la verdad, la sabiduría, la muerte, etc.- pues si ya sabe no necesita aprender.

0 comentarios:

Publicar un comentario



Buscar