Breema | Spainfitness.com

Existen muchos métodos de relajación provenientes de las filosofías orientales e incluso algunos han tenido sus orígenes en occidente. En general todos buscan que el ser humano logre un equilibrio corporal, mental y espiritual que le permita estar en armonía consigo mismo con los demás y con todo el universo.
El Doctor en Quiropráctica Jon Schreiber fue quien inventó el método terapéutico Breema en compañía de un grupo de colegas. Aunque muchos consideran que los componentes del Breema pertenecen a otras disciplinas que tienen mucha más trayectoria.

No obstante fue en 1980 cuando se dio a conocer el Breema como método de relajación profunda con capacidades curativas dado su efecto en la conexión de la mente con cada parte del organismo. Así como el poder que ejerce en la solución a problemas de depresión, angustia, dolor o ansiedad.

Este método originado en California en los Estados Unidos de América cuenta con su propio centro dirigido por su principal inventor, el Doctor Schreiber. Una practica clínica donde se trabaja con este novedoso método terapéutico y donde se forman maestros en este arte de la relajación.

Los nueve principios básicos del breema

Estos nueve principios del breema aplican no solo a los ejercicios que se realizan durante la actividad de relajación sino a la propia existencia, ya que el breema busca que los individuos vivan en armonía siempre y que esta practica terapéutica sea llevada al escenario familiar, laboral y social para lograr una mejor tolerancia de todo aquello que le rodea.

1. El cuerpo debe estar en una posición totalmente cómoda.
2. No utilizar nada extra, es suficiente con la ropa cómoda y la ayuda de un compañero para los trabajos en pareja, no requiere nada más.
3. Firmeza y suavidad en cada uno de los movimientos, no hay necesidad de emplear la fuera. Firmeza se refiere a estabilidad y consistencia.
4. Participación plena del cuerpo, de la mente y de las emociones. Cuando hay una conexión intima entre estos tres aspectos ellos actúan como uno solo y todo funciona de la manera correcta.
5. Apoyo mutuo, nos necesitamos unos a otros. Bien dice el dicho “la unión hace la fuerza”. Estar en contacto con otros, ayudarles y dejarnos ayudar nos pone más en sintonía con la existencia y con la propia naturaleza.
6. No juzgar, como lo dice la biblia “no juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados”. Principio del Breema que va ligado a la parte emocional y mental de la persona y que por ende repercute en la sanidad espiritual y corporal de la persona.
7. Cada momento y cada actividad que usted realice es única. Ningún momento vuelve y la segunda vez que usted realice algo aunque puede ser mejor nunca será igual que la primera. Así que viva cada momento, disfrútelo, aprovéchelo y siéntalo. Porque son realmente únicos.
8. Ande sin prisa y sin pausas. En el curso de su energía vital, esta no se detiene y constantemente fluye, así es su sistema circulatorio, así es su vida. Usted debe dejar que su vida fluya sin acelerarse ni desesperarse, tampoco debe pausarla porque perdería tiempo sumamente importante.
9. No hay necesidad de forzar. Así como en los ejercicios que se hacen en el breema no es necesaria la fuerza, de igual modo usted no tiene por qué forzar los acontecimientos ni a las personas a que hagan o actúen de un modo determinado. Cuando usted no fuerza las cosas o las personas todo ocurre en su debido momento y a su debido tiempo.

0 comentarios:

Publicar un comentario



Buscar