Endocarditis - Prevención y tratamiento


La prevención, consistente en unos hábitos saludables de higiene dental, se complementa con un adecuado tratamiento en el caso de ser sometidos a extracciones u otras intervenciones dentales.

Esto es especialmente importante para los pacientes de alto riesgo de sufrir endocarditis, como son los portadores de prótesis valvulares cardíacas, historia de cardiopatías y disfunciones valvulares congénitas, los que presenten antecedentes de endocarditis bacteriana, junto con los portadores de cuerpos extraños como son los catéteres venosos o los electrodos de los marcapasos.

La importancia de preservar la entrada de bacterias en la sangre es capital para todos estos pacientes cuando se están sometiendo a procedimientos dentales, ya que durante las extracciones, limpiezas bucales o procesos similares se incrementa la frecuencia con la que se produce el paso de microorganismos de la boca al torrente sanguíneo.

De hecho, según los Drs. Eduardo Payá y María Teresa García, en los personas con mayor riesgo, “está indicada la administración de antibióticos para prevenir la infección antes de someterse a procedimientos odontológicos. Sin embargo, no existe una certeza al cien por cien de evitarla en todos los casos”. Una vez detectada, la endocarditis se combate mediante la administración de antibióticos durante un largo periodo de tiempo, que puede ir entre cuatro y seis semanas. Sólo en ocasiones es necesaria la cirugía cardíaca para reemplazar la válvula afectada.

Cuidar nuestra boca es un aliado más si queremos cuidar nuestro corazón. Para lograrlo, basta con cumplir algunas pautas sencillas: cepillar los dientes tras las comidas, ayudarnos con hilo dental, llevar nuestro cepillo cuando no estemos en casa y someternos a una revisión odontológica anual. Abandonar malos hábitos, como dejar el tabaquismo, ayudará a nuestros dientes y nuestro corazón lo agradecerá.

0 comentarios:

Publicar un comentario



Buscar